Elementos separadores de ambientes adyacentes

Cuando queremos separar dos ambientes no tiene porqué ser mediante un muro. Hay muchas maneras de sugerir la división entre dos espacios adyacentes, un mueble, iluminación, desniveles o elementos en techo, un pavimento distinto, una linea en el solado…

Os presento distintos elementos que nos sugieren distinción entre ambientes. La clasificación seguida ha sido el grado de apertura entre los mismos, de menor a mayor.

 

La primera propuesta muestra la sutileza de la división entre ambientes mediante el empleo de distintos tipos de pavimento. La conexión entre las estancias es completa, sólo una delgada linea las separa.

Lo utilizaría en espacios completamente diáfanos, donde no quisiera encontrar ningún elemento físico con volumen que se interponga entre ellos.

 

Otra propuesta consiste en señalizar dónde se encuentra una zona determinada dentro de un ambiente mediante el uso de un cambio de nivel el el techo o una decoración del mismo distinta a la del resto de la estancia.

Lo usaría en espacios muy amplios en los que cohabiten distintos usos como pueda ser la recepción de un hotel, la barra o zona de comedor de un restaurante…

 

Similar al caso anterior, si introducimos un elemento constructivo como unos escalones conseguimos señalizar las distintas zonas de una estancia, de forma que sigue existiendo absoluto contacto visual entre los ambientes.

Lo emplearía en espacios amplios en los que el haya conexión entre los usos de los ambientes, como un salón y un comedor, un comedor y una cocina, un dormitorio y un baño privado…

 

Mediante el diseño de un mueble llevado al límite, proyectándolo hasta techo o suelo y extendiéndose a través de ellos, conseguimos la separación visual de zonas en la estancia. Lo usaría en espacios arquitectónicamente sencillos donde el elemento separador pudiese cobrar toda la importancia. Serían espacios amplios, pues de lo contrario el mueble saturaría la estancia.

 

Otra opción para separar ambientes es mediante el uso de la iluminación, bien sea con cortinas de luz o con elementos decorativos que empleen el uso de la misma.

Considero que esta es una buena opción para atraer nuestra atención a un punto de la estancia, que a su vez sirve de charnela para distintos usos.

 

Con el uso de celosías y biombos de gran transparencia podemos conseguir una discreta separación entre ambientes tanto íntimos como profesionales. Jugando con el grado de opacidad de la celosía conseguimos distintos niveles de intimidad. Es un elemento efímero que podemos retirar fácilmente.

Lo emplearía en espacios en los que busque camiar con determinada frecuencia esos “subespacios” más íntimos, ya que son elementos que me permiten su movimiento con cierta facilidad.

 

Otras propuestas como separación de ambientes son las puertas plegables o correderas. En este caso las pongo como un grado más en esta clasificación pues considero que, aunque en estos ejemplos confieren amplio contacto visual gracias a los cristales transparentes, considero que son elementos flexibles por poder plegarse pero que se encuentran fijos en la estancia.

Las emplearía en estancias en las que en determinados momentos me interese comunicar o no los distintos ambientes, bien por motivos de aforo, por salvaguardar partes de la estancia de elementos como polvo, humos, etc…, por ejemplo comedores y cocinas, salones y comedores, habitaciones y vestidores…

 

Con el uso de estanterías también conseguimos dividir ambientes en una estancia. Dependiendo de la densidad del mobiliario empleado así como de la cantidad de objetos colocados en el mismo conseguiremos distintos efectos de visibilidad.

Considero que es un elemento muy recurrente, ya que da solución divisoria a casi cualquier espacio, desde el ámbito privado al público, pudiendo usarse tanto en un baño como en una biblioteca.

 

Las cortinas son otra propuesta de separación de ambientes. En este caso he elegido dos formatos distintos:

El primero serviría para conectar o desconectar las estancias según las necesidades del momento, dando independencia de espacio y luz a las estancias.

El segundo dividiría físicamente las estancias en espacio manteniendo conexión mediante la luz.

Según mi criterio no sería un elemento que usaría normalmente como separador de espacios, sólo si las condiciones lo requiriesen así.

 

También podemos elegir como separadores los jardines verticales y jardineras. Como podemos apreciar en las imágenes hay distintos grados de opacidad que proporcionan mayor o menor conexión entre los ambientes.

Lo emplearía en espacios amplios con fines públicos, como salas de espera, recepciones… para transmitir sensación de frescura, relajación…

 

Dentro de una misma estancia, conseguimos la separación de ambientes usando mobiliario en vertical,  a pesar de encontrar este elemento que “corta” el ambiente, la estancia sigue comunicada por suelo, techo y laterales.

Lo utilizaría en estancias privadas  donde no es necesario ocultar nada, así como en zonas públicas como salas de exposiciones, comedores de restaurantes…

7 e2ddb7443144d313a5f86488b70cbc0a
facilisimo.com

 

Aunque por su transparencia pueda parecer que exista contacto absoluto entre estas estancias mostradas, considero que las paredes de cristal son un elemento bastante divisor en este caso, pues libran de humos y suciedad a la estancia del comedor.

Lo usaría en el caso mostrado en la imagen, en divisiones entre dormitorio y baño privado, en despachos de oficinas, etc…

12. paredes cristal
http://blog.presupueston.com/wp-content/uploads/2013/03/paredes-cristal-separacion-cocina-salon.jpg

 

Estos elementos separadores van ganando peso en cuanto a volumen y opacidad en la estancia. Mediante muros o tabiques parciales conseguimos separar ambientes de manera más contundente, al menos en apariencia, que en casos anteriores.

Creo que al igual que pasaba con las estanterías, este tipo de elemento tiene muchas aplicaciones, podría usarse en cualquier espacio amplio con fines divisorios visualmente.

 

 

Mediante este tipo de mobiliario podemos “envolver” un espacio (o varios) bastante íntimo dentro de otro espacio, dando gran intimidad dentro de la misma estancia.

Lo usaría en exposiciones, ferias y stands para aportar subespacios profesionales donde entablar conversaciones y promover negocios.

15 14454189b1a364c83360710ba296360a
design-vagabond.com

 

Por último, esta propuesta mediante muros (tabiques o paneles fijos) es, a mi entender, la más sólida de las expuestas, pues separa de manera definitiva y visual las estancias.

Lo usaría para separar ambientes con usos menos relacionados, como un salón y un dormitorio, donde se necesite más intimidad y no existan problemas de luminosidad entre estancias.

 

En definitiva, todas estas propuestas nos muestran alguna entre las numerosas soluciones con las que podemos separar ambientes adyacentes, sin perder por completo la conexión entre ellos.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s